Flash Menu

La voz de nuestros mayores

 

Al parecer, el origen de estos argumentos pseudocientíficos estaría en el francés René Quinton, que a finales del siglo XIX y principios del XX experimentó con mezclas de agua marina y agua destilada llegando a desarrollar un suero inyectable que al principio tuvo buena acogida y que más tarde se prohibió porque tenía más contraindicaciones que beneficios.
Realizado con el patrocinio de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de la Junta de Extremadura
Volver a noticias
Está usted en:

La voz de nuestros mayores

31/10/2019 | Unión de Consumidores de Extremadura

 

 

Es de sobra conocido por todos, que la pirámide poblacional se ha invertido. Esta obviedad es algo que a muchos se les pasa por alto, pero a nosotros no. Extremadura envejece. No es ninguna novedad. Cada vez hay menos habitantes en nuestra región y el porcentaje de personas mayores de 65 años crece. Son varias las razones que hacen que la población envejezca, quizás las principales sean el aumento de la esperanza de vida y el descenso de la natalidad. Actualmente Extremadura tiene 221.168 mayores de 65 años, representan el 20,72% de la población. El INE prevé que en 2.029, el 25% de los extremeños será mayor de 65 años. Por ese motivo, nos preocupa cual es la situación de los mayores de 65 años en nuestra región, y por ello, hemos realizado casi 300 entrevistas de forma personal a los extremeños de más de 65 años, a los que le hemos preguntado sobre su salud, la vivienda, la economía, el ocio, las nuevas tecnologías, las preocupaciones y como no,  el futuro, entre otros.

La vivienda.
Le hemos preguntado a nuestros sénior ¿Dónde vives?, pues bien el 79,3%  reside en una vivienda de su propiedad, le sigue el 8,6% que vive en una residencia, a continuación está el 7,2% de entrevistados que dice vivir en casa de otro familiar (normalmente hijos), y por último el 4,8% que vive de alquiler.

Si nos fijamos en el tramo de edad, los mayores de 87 años, el porcentaje que vive en una residencia se dispara por encima del 47%.  Este porcentaje desciende hasta el 28% para aquellos que están entre los 81 y 86 años, también es en esta edad los que se han trasladado a vivir con familiares en un 15,38%.

Desde que nacemos estamos compartiendo nuestra vida (padres, pareja, hijos…), nos parecía importante saber con quién viven nuestros mayores. Así el 53,8% de los encuestados nos manifestaba que vive en pareja, en segundo lugar con un 21% están los que viven solos, a continuación le siguen los que viven en familia con un 16,20%, y por último los que viven en otras circunstancias (compañero habitación, piso, etc.), con el 9%.

Desgraciadamente la soledad es un problema que actualmente viven nuestros mayores, de hecho más del 35% de la muestra de mayores de 81 años, viven solos.  

La economía.
Le hemos preguntado a nuestros encuestados si disponían de pensión, de que tipo (jubilación, viudedad), y cuál era su cuantía.

El 84,5% de los encuestados disponen de pensión, el resto que manifiesta no tener pensión, la gran mayoría mujeres, es porque está casado y depende de la pensión de su cónyuge.

De los que afirman tener pensión, el 86,10% es de jubilación, y el resto de viudedad, donde la gran mayoría vuelven a ser mujeres.

Pero, ¿Qué cantidad cobran los extremeños en relación a sus pensiones?. Según nos manifiestan los encuestados el 34,8% tiene una pensión entre los 601 y 900 euros, le siguen con el 30,8% que ganan entre los 901 y 1.200 euros, el tercera posición están los que ganan más de 1.201 y menos de 1.500 euros con el 17%, le seguirían con el 11,30% los que cobran entre los 401 y 600 euros, en las dos últimas posiciones están con un 4% los que ganan más de 1.500 euros y con un 2% los que tienen una pensión por debajo de los 400 euros.

Como dato podemos apuntar que la gran mayoría de usuarios  que tienen una pensión entre los 901 y 1.200 €, viven en pareja, contando únicamente con estos ingresos.

Si tenemos en cuenta los ingresos en función del sexo, los hombres son los que más ingresos perciben situándose  por encima del 44% de hombre con pensiones entre los 901 y 1.200 euros, cuando la mujer se queda en el 10,20%.

Los gastos.
Los extremeños destinan su mayor gasto con un 27,24% a la alimentación. Los que más gastan en alimentación son los de edades comprendidas entre los 65 y 74 años, estos últimos se sitúan por encima del 33%. En el caso opuesto, con el menor gasto en alimentación están los que superan los 81 años, con un 14% de media.

Desgraciadamente, cuando hablamos de gastos, la gran mayoría pensaría en alimentación, vivienda, servicios… Sin embargo, nuestros mayores incluyen como gastos las ayudas economías que tienen hacia sus hijos, ocupando la segunda posición con un 26,55%. Esta posición se sitúa en primer lugar con más de un 44 y 35% respectivamente para los mayores de 81 y 86 años.

El tercer mayor gasto se dedica a la vivienda, con un 21,72%, y muy por detrás los suministros, viajes y ocio, y ayuda externa con un 6 y 5% respectivamente.

Sin embargo, nos llama la atención que en el tramo de edad de más de 87 años, algo más del 35% de los encuestados dedican su mayor gastos a la contratación de esta ayuda externa.

La brecha digital.
Existen dos conceptos que se han popularizado en los últimos años y que, sin embargo, rara vez vemos juntos: brecha digital y envejecimiento activo. Cuando hablamos de esta brecha solemos pensar en zonas rurales con precarias conexiones a Internet, pero la brecha digital también es generacional y está protagonizada por esas personas mayores que hacen todo lo posible por mantenerse activas física y mentalmente. Ahí es donde entra en juego el uso cotidiano de Internet, una pieza clave para que nuestros mayores sigan formando parte activa de la sociedad. Ante este escenario les hemos preguntado a nuestros mayores si disponían de internet en casa, el 60,96% nos ha contestado positivamente.

Cabe destacar que este porcentaje se incrementa por encima del 86% para el tramo de edad de entre 65 y 69 años, y que va descendiendo conforme se incrementa la edad. Este acceso a internet desde casa, va descendiendo conforme se avanza en la edad, de tal manera que supera algo más del 15% para los mayores de 81 años.

En el caso de internet en el móvil, desciendo hasta el 51,03% quién dispone de este servicio. Aunque vuelve a incrementarse hasta el 85,06% para los más jóvenes (entre 65 y 69 años). Ocurriendo igual que con internet en casa, desciende el número de usuarios que tienen acceso a internet desde el móvil, conforme se va cumplimiento años, de tal manera que los mayores de 87 años encuestados manifiestan no tener internet en el móvil, sube algo más del 10% los de edades comprendida entre los 81 y 86 años.

El whatsapp se ha convertido en una aplicación utilizada por la gran mayoría de usuarios de móvil, tanto es así que  el 49,66% de los encuestados manifiestan utilizar esta aplicación, vuelve a incrementarse hasta superar 85% en los menores de 69 años, descendiendo conforme se incrementa la edad.

Sin embargo es menos habitual disponer de una dirección de correo electrónico, ya que tan sólo el 35,5% tiene email. Este dato refleja el problema que tienen nuestros mayores cuando supuestamente se les obliga a recibir facturas como las del móvil, electricidad, etc., por correo electrónico.

Sin salud no hay nada.
El paso el tiempo nos afecta a todos y el efecto de los años acaba pesando en nuestra salud. Sin embargo afortunadamente el 61% de la población considera su estado de salud bueno o muy bueno. Esta afirmación se incrementa por encima del 85% para los menores de 69 años, bajando hasta el 72% para los mayores con edades comprendidas entre los 70 y 74 años.  En el extremo está el 9,31% que los considera malo o el 29,66% que lo establece como regular.

No existen diferencias entre sexos, pero si entre las edades, es lógico establecer peor estado de salud en las edades más avanzadas, sobre todo teniendo en cuenta que se incrementan las limitaciones, tanto es así que a partir de 81 años los que consideran su estado regular están por encima del 58%.

Hemos preguntado cuantas visitas realiza al mes a su médico de atención primaria, el 33,79% no realicen ninguna visita durante este periodo.

Los que sí van al médico, lo hacen tan sólo una mes al mes, así nos lo indica el 42% de los encuestados. Con dos visitas mensuales se sitúa el 16,55%, tan sólo el 8% manifiesta ir al médico 3 ó 4 veces a la semana.

De los que manifiestan asistir al médico, el 53,7% lo hace para realizar una consulta, el 26,4% para recetas médicas y el 18,90% por asunto con enfermería.

Hemos preguntado por el grado de satisfacción con el Sistema Extremeño de Salud, para el 69% de los encuestados nuestra sanidad es excelente o buena, el 24,80% opina que es regular, y el resto indica que es mala.

Venta puerta a puerta.
Quizás uno de los principales problemas con los que nos encontramos en determinadas poblaciones, como son nuestros mayores, es la venta puerta a puerta, ya que este tipo de ventas suelen ser agresivas, recomendando siempre no abrir la puerta a comerciales de ningún tipo si previamente no hemos solicitado dicha visita. En este sentido el 68,6% de los extremeños encuestados nos confirmado que han recibido una visita de un comercial en el último año.

El ocio y el cuidado de los nietos.
El 68,62% de los encuestados manifiestan realizar alguna actividad de ocio a la semana, no existiendo diferencias importantes entre sexos.
El cuidado de los nietos, no puede considerarse como tiempo de ocio, más bien como obligaciones que se imponen nuestros mayores, con el fin de ayudar una vez más a sus hijos. En este sentido el 44,5% no se encarga nunca del cuidado de sus nietos, el 33,40% lo hace esporádicamente (bodas, enfermedades, etc.), el resto 22,10% lo tiene como una obligación más durante la semana. 

El presente y el futuro.
Las personas mayores de 65 años han vivido lo suficiente como para echar la vista atrás y ver cómo ha evolucionado una sociedad. Teniendo en cuenta ese bagaje de los años, hemos preguntado a los extremeños como veían la situación actual, y desgraciadamente su percepción no es nada buena, ya que el 46,6% la considera regular, el 31,70% mala y tan sólo el 21,70% la considera buena.

Fruto de estas respuestas, creíamos fundamental preguntar cuales son las principales preocupaciones, en este sentido la mayor preocupación para nuestros jubilados son las pensiones, le sigue el paro y por último la economía.

Pero existen más preocupaciones para los extremeños, como es donde preferirían vivir en un futuro cuando no puedan vivir solos por necesitar cuidados asistencias, el 39% se decanta por una residencia, le siguen muy de cerca con un 34,10% lo que prefieren continuar en su casa con ayuda de una tercera persona, y por último con un 26,90% los que les gustaría vivir con algún familiar.

Una preocupación de todos.
¿Cómo me sentiré cuando sea mayor? Quizás esta es la pregunta que nos hagamos muchos a lo largo de nuestra vida, aunque tardemos pocos segundo en dar respuesta (ya se verá).
Es preocupante los datos que reflejan el informe que hoy publicamos, donde las media de las pensiones en nuestra región están por debajo de los 900 euros, incrementándose a los 1.200 para los que afortunadamente viven en pareja. Con estos ingresos, nuestros mayores no sólo hacen frente a su principal gastos (alimentarse), sino que destinan una partida muy similar para ayudar a sus hijos, en detrimento de su propio bienestar. Ya que con el paso de los años saben que su mayor partida estará relacionada con la contratación de ayuda externa para poder soportar el día a día.

Hoy por hoy, el mundo estamos en la era digital en nuestra vida social, comercial, administrativa… Sin embargo, quizás ahora más que nunca, tenemos que proteger a un colectivo especial, los “analfabetos digitales”, con el fin de que no se sientan excluidos o incapaces de formar parte de la sociedad.

El panorama de soledad actual entre los sénior es una realidad, no es una inquietud fundada, deberíamos de saber todos que la soledad no elegida es uno de los problemas acuciantes de nuestros mayores.

Con todos estos datos que hoy reflejamos en este informa,  es lógico que el  colectivo de la tercera edad, a menudo, reivindique su integración en la sociedad y pida su no aislamiento por el mero hecho de ser mayor.

Sobre estos ejes,  economía, sanidad, brecha digital, futuro,  giran las preocupaciones de los mayores de 65 años en nuestra región.

Secciones

Alimentación y salud
Consumo y hogar
Medio ambiente
Telefonía
Vivienda y Energía

Reclamar

Prensa

Notas de prensa
Material gráfico

Mapa web

Privacidad

Contacta

Aviso legal