Flash Menu

El precio de tener un perro en casa. ¿Nos lo podemos permitir?

 

Realizado con el patrocinio de la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales de la Junta de Extremadura
Volver a noticias
Está usted en:

El precio de tener un perro en casa. ¿Nos lo podemos permitir?

16/12/2019 | Unión de Consumidores de Extremadura

 

 

Con la llegada de la Navidad, todos los años, hay una petición estrella que se repite con demasiada asiduidad en la gran mayoría de hogares españoles: una mascota, y más concretamente un perro. Sin embargo, antes de optar por incluir a un nuevo inquilino en nuestro hogar, es necesario sopesar esta decisión, para ser consecuentes y responsables con la misma. Un perro no es un juguete que podamos guardar en el altillo o regalar a otra persona cuando nos cansemos de jugar con él; es un ser vivo con unas necesidades básicas que debemos satisfacer durante todos los años de su vida y esto, evidentemente, requiere de responsabilidad, compromiso, y como también de economía.

Los datos del estudio 2018 “Él nunca lo haría” de la Fundación Affinity sobre el abandono, pérdida y adopción de animales de compañía, cifraron en 138.407 los perros y gatos que fueron recogidos por las protectoras y refugios de animales, de los cuales la gran mayoría (75,6%) fueron perros, el principal motivo de abandono es el económico. Para luchar contra este abandono y por tanto tratar de remediar estos datos tan abrumadores, es importante tomar conciencia de que, cuando optamos por incorporar un perro a nuestra familia, debemos estar muy seguros.

Asimismo, debemos ser conscientes de que tendremos que hacer frente a unos gastos económicos (veterinarios, alimentación, higiene, peluquería, ocio…) y, por supuesto, tendremos que cambiar nuestra rutina de vida para dedicarle el tiempo que necesitan, ya que será imprescindible sacarlos varias veces al día para que puedan pasear, hacer sus necesidades, socializar con otros perros y quemar energía.

Por todo esto, si finalmente has optado por incluir un perro a tu familia, queremos ayudarte a valorar esta importante decisión y, para ello, hemos calculado los gastos anuales de necesidades básicas un perro sano.

Alimentación
La alimentación de nuestro perro constituye una de las principales partidas de gastos que más va a repercutir en nuestra economía familiar. El gasto que invirtamos en alimentación va a depender en gran medida de factores cómo pueden ser el tamaño de nuestro perro, su salud, la actividad física que realice y la edad del mismo. De igual forma, el gasto podrá variar en función del tipo y la calidad del pienso con el que alimentemos a nuestro mejor amigo.

En el mercado, la gama de piensos para perros es muy variada. Podemos encontrarnos con piensos de diferentes ingredientes y que aporten propiedades muy diversas, en función de las necesidades de nuestra mascota en un momento determinado de su vida. En este sentido, hemos optado por elegir piensos que van desde los más económicos a otros con precios medios.

Los perros de tamaño mediano-grande (más de 10 Kg.) conllevarán un mayor gasto en alimentación que un perro de tamaño pequeño (de hasta 10 Kg.), puesto que las necesidades calóricas aumentarán conforme aumente el tamaño de nuestra mascota. De esta forma, de media y tomando como referencia un pienso genérico de gama media de 15 Kg, podemos estar ante un gasto de entre 40 y 60 euros mensuales en el caso de tener un perro de tamaño mediano-grande.

Si por el contrario, nuestro can es de tamaño pequeño, con una bolsa de pienso de gama media de 7,5 kg posiblemente tengamos más que suficiente para alimentarlo durante un mes. En este caso, el precio oscilará entre los 15 y los 35 euros mensuales.

Por tanto, si tenemos un perro de tamaño mediano-grande nos enfrentamos a un gasto mínimo en alimentación básica de 480 euros anuales y a un máximo de 720 euros anuales. Sin embargo, si nuestro perro es de tamaño pequeño, el gasto se reducirá considerablemente situándose entre un gasto mínimo de 180 euros anuales y un máximo de 420 euros anuales en alimentación básica.

Todo ello sin tener en cuenta una alimentación específica para su edad, ya que existen piensos especiales para cachorros y para perros en edad "senior" que suelen tener un precio más elevado.

Gastos veterinarios
La segunda mayor partida de gastos para el mantenimiento de nuestra mascota se destina a los gastos veterinarios. En este sentido, debemos atender tanto a los gastos que conllevan la identificación mediante microchip de nuestro perro, como a las vacunas para prevenir enfermedades y la desparasitación interna y externa.

Los propietarios tenemos la obligación de que nuestra mascota esté identificada mediante la implantación de un microchip. El objetivo del mismo es identificar a nuestra mascota para evitar abandonos, abusos y robos y, ante todo, garantizar que cualquier perro perdido pueda volver lo antes posible con su familia. El precio del microchip está en torno a los 50 euros. Este gasto solo tendrá que abonarse una vez a lo largo de la vida de nuestra mascota.

Asimismo, también tendremos la obligación de vacunar a nuestro perro para cuidar tanto su salud, como la de todos los que entren en contacto con él. En este sentido la primera vacuna obligatoria que aparece en el calendario de vacunación de nuestra mascota es la polivalente. Posteriormente, cuando nuestro can haya alcanzado las 16 semanas de vida, será el momento de ponerle la tan conocida vacuna de la rabia que también es obligatoria, se deberá repetir con periodicidad anual. En este sentido, la vacuna antirrabica suele costar unos 30 euros, mientras que la polivalente puede alcanzar los 50 euros, total en vacunas 80 euros.

Estas vacunas son las básicas y obligatorias. Sin embargo, adicionalmente cada profesional puede recomendar otras vacunas opcionales, como por ejemplo la vacuna contra la leishmaniasis.

Entre los cuidados básicos de nuestro perro, nos encontramos con otra cuestión esencial como es la desparasitación interna y externa. En estos casos, la desparasitación interna se debe realizar cada tres meses, por lo que anualmente nos enfrentamos a un gasto de entre 20 y 30 euros, dependiendo de las pastillas que nuestro can necesite, puesto que variarán en función de su peso. Asimismo, la desparasitación externa es igual de importante que la interna. En este caso, la opción más extendida es la de los collares antiparasitarios, cuya duración suele estar en los 6 meses. De esta forma, nuestro gasto anual estará entre los 40 euros y 60 euros.

Si además optamos por esterilizar a nuestra mascota, debemos sumar a nuestra cuenta unos gastos que oscilan entre los 100 euros y 250 euros, en función del sexo de nuestra mascota y su tamaño.

Por último, si nuestro perro se pone enfermo y necesita asistir a una consulta veterinaria extraordinaria nuestros gastos se incrementarán, puesto que los precios oscilan desde los 30 euros por consulta hasta los 100 euros si se trata de una urgencia. Estos precios pueden variar en función de la clínica a la que asistamos y se han calculado teniendo en cuenta solamente el coste de la consulta, es decir, sin entrar a valorar cualquier tipo de prueba que fuese necesaria realizarle a nuestro can.

Por tanto, si sumamos todos los gastos veterinarios básicos del primer año de vida de nuestro perro, incluyendo identificación mediante microchip, vacunas obligatorias (polivalente y antirrabica), desparasitación externa e interna, esterilización y contando con la necesidad de realizar dos consultas extraordinarias al veterinario…, incurriremos en una cantidad mínima de 350 euros y un máximo de 530 euros. El resto de los años, la cantidad se quedará en un mínimo de 200 euros anuales y un máximo de 230 euros anuales, ya que descontamos las partidas de la esterilización y el microchip.

Descanso, ocio e higiene
Lo más habitual es que adquiramos una cama para perros, en el mercado existe una gran variedad de ellas. Podemos encontrar camas básicas que oscilan entre los 15 y los 40 euros. También será necesario un comedero y de un bebedero, la variedad también es muy alta, pero podemos encontrar ambos en el mercado por un precio que oscila entre los 15 y los 30 euros.

Los perros también necesitan jugar y hacer ejercicio. Para ello necesitaremos los accesorios básicos, estos son una correa, un arnés y bolsas para recoger sus excrementos. El precio medio de una correa, un arnés básico y un pack de 300 bolsas estará en torno a los 30 o 40 euros.

Los precios de un juguete básico van desde los 5 a los 30 euros, dependiendo de la marca, de las características del producto y de la función del mismo.

Por último, mantener a nuestra mascota limpia y aseada es otro gasto más que debemos tener en cuenta. En este sentido, las necesidades van a variar en función del pelaje que tenga nuestro perro. Si es de pelaje largo y, por tanto, necesita ir a la peluquería canina para su ritual de cuidados e higiene, debemos sumar a nuestra cuenta un gasto de al menos 25 euros por un corte y lavado básico y un gasto máximo de hasta 50 euros. Si, por el contrario, nuestro perro no necesita cortarse el pelo y solo requiere de un champú y un cepillo específico, podemos encontrar ambos por un precio de entre 15 y 20 euros. 

Por tanto, tras valorar estos gastos, podemos decir que un perro conlleva unos gastos mínimos de 90 euros anuales y un máximo de 220 euros anuales en descanso, ocio e higiene en el caso de tratarse de un can sin unas necesidades específicas de peluquería y teniendo en cuenta que solo adquiriésemos tres juguetes básicos para el mismo. Sin embargo, si nuestra mascota tuviera un pelaje que requiriera cuidados bimensuales de peluquería e higiene, el gasto se dispara considerablemente, sumando una cantidad mínima total de 225 euros anuales y un máximo de 500 euros anuales.

La cuenta final, un suma y sigue
Tras analizar todas las partidas de gastos, debes saber que, si finalmente optas por incorporar un perro a tu familia, su mantenimiento supondrá un gasto extraordinario en tu economía doméstica, que podrá variar en función de la edad, del tamaño de nuestro perro y de sus necesidades de higiene y peluquería.

Perros de tamaño pequeño:

Perros de tamaño mediano-grande:

Por esta razón es de vital importancia que, antes de tomar esta decisión, sopesemos bien si podemos permitirnos traer un nuevo inquilino a nuestra familia, ya que va a necesitar que le dediquemos una parte notable de nuestra economía y de nuestro tiempo. Por tanto, debemos ser razonables a la hora de adquirir un perro y no dejarnos llevar solo por las ganas o por la ilusión.

 

Secciones

Alimentación y salud
Consumo y hogar
Medio ambiente
Telefonía
Vivienda y Energía

Reclamar

Prensa

Notas de prensa
Material gráfico

Mapa web

Privacidad

Contacta

Aviso legal